Instrucciones después de la cirugía

Después de la cirugía de implantación de un disco cervical artificial, su cirujano de la columna vertebral le dará instrucciones específicas. Sin embargo, existen algunas pautas generales con las que puede familiarizarse para estar al tanto de lo que le esperará.

Su papel en la cirugía de implantación de un disco artificial y la etapa de recuperación

Instrucciones antes de la cirugía

Después de la cirugía, la pregunta principal que se hace la mayoría de los pacientes es, "¿Cuánto tardaré en recuperarme?" La recuperación de cada paciente varía considerablemente en función de su estado de salud general y del tipo y complejidad de la intervención quirúrgica efectuada.

Su médico tendrá un programa posoperatorio específico para usted y usted debe seguir sus instrucciones "al pie de la letra" para aumentar al máximo sus probabilidades de lograr un resultado positivo. Sin embargo, hay algunas instrucciones que son relativamente permanentes y que debe tener en cuenta antes de su cirugía de la columna vertebral.

Cuidados de la incisión

Cuando haya terminado su intervención quirúrgica de la columna vertebral y se haya cerrado la incisión, su cirujano puede colocar un apósito estéril sobre la incisión, en función del tipo de cierre empleado. Antes de la cirugía, comente con su cirujano el tipo de cierre que planea hacer y si existe algún requisito especial para su cuidado. Si tiene un apósito, pregúntele a su médico cuánto tiempo tendrá que mantenerlo en su sitio; dejarlo demasiado tiempo puede interferir con la cicatrización normal de la piel.

Antes de salir del hospital, asegúrese de que alguien haya examinado su incisión y que usted entiende las instrucciones de su médico para el cuidado de la incisión. Si tiene apósitos que tendrá que cambiar, es buena idea contar con alguien que pueda ayudarle en su casa, especialmente si la incisión está en un lugar difícil de alcanzar para usted.

Muchos pacientes creen que están facilitando el proceso de curación cuando se ponen pomadas antibióticas, aceite de vitamina E u otros remedios caseros en la incisión después de que se ha retirado el apósito. Esto no es recomendable. La naturaleza, y el tiempo en particular, es el mejor remedio. Si la incisión se mantiene limpia y seca, al aire y no irritada por ropa, esparadrapo, lociones o pomadas, normalmente sanará por sí misma sin problemas.

No obstante, si advierte cualquier aumento del enrojecimiento o la supuración en la incisión o en torno a ella, póngase en contacto con su médico. Podría ser indicación de una infección o algún otro retraso en la cicatrización.

El baño después de la cirugía

Al llegar a casa después de la cirugía, es posible que se sienta tentado a tomar una agradable ducha o baño caliente. Sin embargo, piénselo dos veces antes de entrar a la ducha o de meterse en la bañera.

Normalmente hay que mantener secas las incisiones durante unos cinco días. Al mismo tiempo, sentirse fresco y limpio puede hacer maravillas en cuanto a su actitud posquirúrgica. Una opción es lavarse con una esponja. O bien puede cubrirse la incisión antes de meterse en la ducha. Pídale instrucciones a su médico o enfermera acerca del modo de hacer esto correctamente.

Su médico tendrá instrucciones específicas sobre cómo y cuándo debe bañarse o ducharse después de la cirugía. Muchos apósitos modernos permiten un breve contacto indirecto con el agua. No obstante, la mayoría de los médicos están de acuerdo en que meterse en una bañera, darse un baño caliente o sentarse en una sauna, durante las cuatro o seis semanas después de una cirugía de la columna vertebral, es una mala idea.

Dieta y nutrición

Consumir una dieta equilibrada y nutritiva después de la cirugía de la columna vertebral es una parte muy importante del proceso de recuperación.

Muchas personas sufren de estreñimiento inmediatamente después de la cirugía. Esto es normalmente un efecto secundario de los analgésicos y de que el paciente probablemente no ha estado comiendo regularmente en los días inmediatamente anteriores a la intervención quirúrgica. Para reducir al mínimo las probabilidades de estreñimiento, consuma alimentos ricos en fibra. Los cereales o granos enteros, las verduras y la fruta son siempre buenas fuentes de fibra, o puede tomar suplementos de fibra en pastillas o en forma líquida. Su médico también le puede prescribir un laxante. Si ya utiliza un laxante de forma habitual, tal vez desee tomar uno después de la cirugía. Pregúntele a su médico qué le recomendaría y siga sus instrucciones.

Además de aumentar al máximo la fibra en su dieta, también es buena idea consumir una dieta rica en proteínas. La cirugía somete a nuestro sistema a una tensión significativa y el organismo necesita un buen suministro de proteínas para sanar bien. Para obtener recomendaciones específicas sobre la dieta, consulte a su médico o a uno de los asesores en nutrición del personal.

Actividad física

Cada procedimiento quirúrgico tiene objetivos y requisitos específicos para lograr una curación rápida y efectiva, y un retorno a la actividad normal. En la mayoría de los procedimientos quirúrgicos modernos, se anima a los pacientes a que practiquen actividades fuera de la cama, tales como ponerse de pie y caminar inmediatamente después de la cirugía, y se les recomienda que sigan un programa progresivo para volver a una vida diaria funcional.

Como cada procedimiento quirúrgico es diferente y está diseñado para la corrección de un trastorno específico, su programa de recuperación estará personalizado para lo que usted y su cirujano pretendan conseguir después de la cirugía.

Pídale a su médico recomendaciones específicas relativas a la actividad física posoperatoria y siga sus instrucciones para aumentar al máximo las posibilidades de un buen resultado posquirúrgico.